Buscar este blog

sábado, 27 de marzo de 2010

PECHUGAS DE POLLO

Las pechugas de pollo son bastante habituales como segundo plato en mi casa. El pollo es un alimento con proteínas pero con bajo contenido en grasa por lo que a la hora de hacer dietas es muy recomendable al igual que el pavo.

Os voy a colgar algunas recetas para preparar las pechugas de pollo:

• Maceramos las pechugas en aceite con ajo y perejil y las dejamos en la nevera un par de horas, luego las hacemos en una sartén.

• Hacemos las pechugas a la plancha y en un cacito aparte juntamos zumo de limón con ajos tiernos (o ajos laminados) y un chorrito de aceite, lo calentamos al fuego y cuando tenemos las pechugas hechas lo servimos por encima.

• Por supuesto las pechugas empanadas de toda la vida con huevo y pan rallado, y aquí se puede experimentar utilizando pan rallado con hiervas, o con ajo y perejil etc.

• Bañar las pechugas en leche y dejarlas reposar un rato en la nevera (y las dejo como mínimo ½ hora), luego sacarlas y pasarlas por huevo y harina y freír, esta receta también queda muy rica con filetes de lomo de cerdo.

• Con las pechugas cortadas a modo de libro rellenarlas de queso y jamón de york, o con jamón serrano o con verduras doblarlas y cerrarlas con un palillo empanar y freír.

• Servirlas con diferentes salsas que se pueden aplicar a casi todo tipo de carnes:

-Salsa de mostaza, ponemos nata liquida al fuego y le añadimos un quesito y una cucharada de mostaza (puede ser cualquiera a mí me gusta usar o Dijon o de grano), lo dejamos que hierva un poco y que espese, le añadimos sal, pimienta blanca y nuez moscada y lo servimos encima de las pechugas.

-Salsa de champiñones o setas, si son frescos los lavamos bien para quitarles la tierra, luego los laminamos, ponemos una sartén al fuego y cuando está caliente sin aceite ni nada echamos las setas o los champis para que suelten toda la humedad (esto también hay que hacerlo si se usan congelados), luego quitamos el agüilla que han soltado. Picamos un poco de cebolla (opcional) y la ponemos en una sartén a fuego medio, luego añadimos las setas o champis (después de haberles quitado bien la humedad), cuando ya estén dorados les añadimos nata liquida y si se quiere queso (puede ser cualquiera yo a veces le pongo queso philadelphia). Y por supuesto a la salsa le añadimos las especias que queramos a parte de sal, pimienta, nuez moscada etc.

-Salsa de tomate con pimientos del piquillo, esta es muy sencilla si se tiene una salsa de tomate hecha simplemente se le añade una lata de pimientos del piquillo a tiras se calienta con una hojita de laurel y si se le quiere añadir alguna otra hierba la albahaca con el tomate queda bastante bien. Si no se tiene salsa de tomate hecha y se prefiere comprar, pues queda mejor con las salsas de tomate tipo casero.

-Salsa de verduras, se pica cebolla, tomate, puerro, pimiento verde, zanahoria… (Un poco las que se tengan en la nevera), se sofríen todos en una sartén, se lea añade sal y o bien las pones así como quedan en daditos a un lado o las bates y las pones tipo salsa. Para esta “salsa” venden en los supermercados unas bolsas de verduritas ya pre -cortadas que son muy útiles. Y estas verduras si las dejas a trozos quedan muy bien si las sirves sobre una rebanada de pan frita en la propia sartén donde has cocinado las verduritas y así la rebanda se empapa del propio jugo de las verduras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario