PIMIENTOS RELLENOS DE BACALAO


Estos pimientos los probé por primera vez en casa de Lidia. Su madre cocina genial y siempre que voy a  su casa  me ofrece  un pequeño “tentempié” y  me suelen encantar, por lo que esta receta no va a ser la única que veáis que proviene de ella. Nieves, la madre de Lidia, me paso la receta y esa misma tarde compré los ingredientes y aquí tenéis el resultado:

INGREDIENTES (para dos personas):

Una lata de pimientos para rellenar
Bacalao congelado (puede ser fresco  o congelado)
Una cebolla bien picada
Una pastilla de caldo de pescado
Una cucharada de harina
Un poco de leche (la cantidad no la especifico  porque es para hacer una bechamel más o menos entre un vaso y vaso y medio de leche)
Un bote de nata liquida
Dos o tres cucharadas soperas de salsa de tomate
Nuez moscada y pimienta
Queso para gratinar (opcional)

PREPARACIÓN:

Picamos bien la cebolla y la ponemos en la sartén a fuego medio, que se haga poco a poco.
Desmigamos bien el Bacalao y lo incorporamos a la cebolla, añadimos la pastilla de caldo de pescado.
Cuando calculemos que el Bacalao ya está hecho  añadimos la harina y removemos bien, luego vamos añadiendo la leche poco a poco y removiendo a la vez para que no queden grumos. La bechamel se puede hacer aparte y luego simplemente añadirla al sofrito de Bacalao y cebolla.


Tiene que quedar espesa, pero no tanto como si fuéramos a hacer croquetas. Podemos poner la masa en una manga pastelera y dejarla que se enfríe un poco, hay que tener en cuenta que la masa espesará un poco más, cuando la tengamos templada, vamos rellenando los pimientos los cuales iremos colocando en una fuente.


Se puede perfectamente rellenar con una cuchara, pero si lo hacéis con cuchara que sea de postre para que sea más fácil.


Una vez que ya tengamos todos los pimientos preparados, en la misma sartén donde hemos cocinado el relleno vertemos la nata liquida y esperamos a que hierva, añadimos las cucharadas de tomate frito y removemos bien.



Molemos pimienta y nuez moscada y vertemos la salsa por encima de los pimientos. (Esta salsa también se puede hacer aparte pero yo la hago en la misma sartén porque así aprovecho los posibles restos del sofrito)



Podemos servir el plato así y queda perfecto.


También podemos precalentar el horno en función Grill a temperatura máxima, añadir el queso para gratinar por encima de la salsa y gratinarlo hasta que se dore bien.


Ya veis que no tiene demasiada complicación y queda riquísimo. 

Un saludo
Doris Tiburrias


Comentarios

Entradas populares