FLOR DE CALABACÍN



Una de mis compis de padel, Laura me regaló haces unos días unas flores de calabacín de su propio huerto.
Las probé una vez en un restaurante y desde entonces he querido cocinarlas. Gracias a Laura se ha hecho realidad uno de mis “sueños culinarios”.


 
Lave y seque las flores, en una web ponía que había que quitar el rabito, yo lo deje todo porque me resultaba mucho más fácil.


Era domingo y lo único que había en casa de mis padres eran champiñones y queso.


Lave bien los champiñones y los saltee en una sartén, cuando ya estaban bien dorados añadí un chorrito de nata liquida y los trozos de queso que fui recopilando por la nevera, manchego tierno, emmenthal, gouda… literalmente puse lo que encontré.


Cuando el queso ya estaba bien derretido y junto con los champiñones formaba una cremita espesa, apagué el fuego.
En un bol preparé la tempura.  La tempura la preparé con cerveza y harina. Revolví todo bien hasta conseguir la masa adecuada, sin grumos y no muy espesa.


Puse una sartén con aceite al fuego. Rellené cada flor de calabacín que luego sumergía en la tempura y de allí a la sartén.

Me sobró un poco de relleno, como tenía algún champiñón más los rellene.


No sé como describir lo rico que salió, para repetirlo seguro. A mis padres les encantó.
Así que Laura mil gracias por acordarte de mi y traerme las flores.
Espero que os haya gustado.
Un saludo,
Doris Tiburrias                                             

Comentarios

Entradas populares