Buscar este blog

domingo, 24 de abril de 2016

De restaurantes por Zaragoza: Windsor


En mitad del coso bajo hemos descubierto el "Windsor", al principio se llamó "Wellington", luego " Las raíces". Nos lo recomendó el amigo de un amigo, no sabíamos muy bien el tipo de comida de dan y a todas nos sorprendió y gusto.





Aunque al principio algunas cosas no me gustaron demasiado, en cuanto sacaron la comida mi percepción cambió totalmente.

El sitio está decorado muy moderno, cuando entras, el ambiente te traslada a Berlín o Madrid, sobre todo por la decoración. Es amplio con techos muy altos, las mesas son de marmol y de metal. 

No ponen manteles o mantelillos y eso a mi no me gusta, es una manía. La carta es corta y la forma de presentarla parece más de una bocatería, demasiado moderna para mi, yo soy más de carta en papel. La camarera fue super amable y la dueña que estaba ahí también. 



Las cantidades como veréis están bien, no son muy grandes, pero la comida es muy rica y está muy bien presentada. 
Son recetas muy especiadas, tomamos una ensalada Tandoori, casi repetimos porque la devoramos, nos gusto muchisimo.


Pedimos un wok de pollo. Algunas fuimos lo suficientemente valientes y nos lo comimos con palillos, :)

 La vajilla que utilizan es ideal. Pedimos también algo de carne, pero nos la comimos antes de hacer la foto. Así que pasamos a los postres. Tenían postres un poco exóticos del tipo helado de jengibre, pero no pudimos contenernos al coulant y el tiramisu, que estaban increíbles.





















Para beber tomamos vino y cerveza, tienen una carta de cervezas también amplia y nos tomamos la primera copa, bajaron las luces y se estaba super a gusto.


Es un sitio al que volveré porque aunque la carta no es demasiado amplia (y no ponen mantel), todo está super rico, desde luego que si buscáis algo un poco diferente a lo que estamos acostumbrados os recomiendo el Windsor, y ya me contareis.

He de deciros que un plus para que toda la noche fuera perfecta la hizo la compañía, tengo unas amigas que son lo mejor de lo mejor.

Espero que os haya gustado.

Un saludo,

Doris Tiburrias

domingo, 17 de abril de 2016

Reencuentro en Jalos

No se si habéis probado el Jalos, en el pasaje Argensola, entre la calle Sanclemente y Zurita de Zaragoza, es un sitio que está muy bien.

Cuando quedo con mis amigas Mer y Pat, solemos probar sitios nuevos o que no hayamos estado alguna, que ya os digo que las tres juntas nos hemos recorrido media Zaragoza probando sitios.  Pero Jalos no se porque es especial para nosotras. Este año también vino Lola, de la que solo os enseño el pie, me encanta como la lleva Pat con sus "mini-Allstars".




















El sitio es muy agradable porque tiene mesas dentro del mismo pasaje. Te atienden muy rápido y son muy amables. Bueno vamos a centrarnos en lo que nos interesa: la comida. Pedimos unos nachos con queso y el guacamole aparte, el guacamole es de los que más me gustan, lo bordan.


También pedimos unas patatas fritas, las sirven con romero (creo, no lo supe identificar claramente) y esta hierba le da un toque muy agradable, verdaderamente son muy recomendables. 



Las fajitas son espectaculares, siempre que voy es lo que pido. Hay de pollo y de cochinita y con tortillas de maíz o de trigo.





















También pedimos una Cheese Burguer que está muy bien, pero no tiene más complicación.


El postre nos lo tomamos en una heladería cercana por si nos habíamos quedado con hambre, ;)!, pero he de deciros que aquí los postres son muy ricos.

Espero que os haya gustado.

Un saludo,

Doris Tiburrias

martes, 12 de abril de 2016

Roll'eat, ¡Gran Descubrimiento!

¡Hola de nuevo!

Hoy os quiero enseñar mi último gran descubrimiento: el Roll'eat, es un porta-alimentos que hace de sustituto del papel de plata para envolver los bocadillos o sandwiches.




Ademas es ecologico porque al poder reutilizarlo no ensucias el medio ambiente.


Yo me he comprado dos modelos, el que puedes envolver los bocadillos, sandwiches o lo que quieras.
















Y otro modelo que es como un sobre con cierre de velcro.



 Tienen un montón de opciones y de colores para elegir, y lo mejor que lo puedes lavar con una bayeta húmeda o incluso lavarlo en la lavadora.




Yo estoy encantada con los míos.

Espero que os guste.

Un saludo,

Doris Tiburrias

miércoles, 6 de abril de 2016

De restaurantes por Zaragoza: Doña Hipólita

Hoy vuelvo a enseñaros un nuevo local en Zaragoza: Doña Hipólita. Al final de la calle Candalija, ya en la plaza de San Felipe, en esa misma calle está una de mis tiendas favoritas "Made in Charme". Antes, este local creo que era un telar o una tienda de telas, pero creo que siempre lo he conocido cerrado. Mantiene todo el encanto de esa época adaptado con el encanto de la mayoría de los bares y restaurantes que están abriendo ahora tipo "vintage", con muebles aprovechados de mercadillos, casas viejas o vete a saber de dónde, pero que tienen su encanto sobre todo dentro del conjunto.



Quedé a desayunar con una amiga porque nos habían hablado muy bien. Las sensaciones son muy buenas, aunque hay peros. Recomendable al 100%.

No tienen carta, por lo menos el fin de semana, tienen un mostrador donde se exhibe todo lo que tienen, tartas, sandwiches, bagels, tostadas etc, etc. Te levantas de tu mesa y vas a mirar las opciones que tienes. Por una parte está bien porque así ves que hay, pero por otra yo esperaba que hubiera carta.

Vienen a servir a la mesa, pero solo hay dos personas atendiendo, o por lo menos ese domingo, iban un poco desbordados, pero en todo momento fueron súper amables.

Pedimos para desayunar dos bagels, una tarta red velvet, un café y un te. 




Estaba todo rico, para recomendarlo y volver. No sabíamos cuánto nos iba a costar, no había carta y no vimos precios por ningun lado, el desayuno nos costó 10€, que no me parece una locura.

El último pero que saco son las tazas.


Te presentan todo con una vajilla ideal, ¡mirad la lechera-elefante!, las teteras todas diferentes, todo muy mono, no se, yo me esperaba el café en el típico tazón gigante de colores (rosa a poder ser), y me sacan la taza corporativa de la marca de café que sirven, para mi un chasco. Eso sí el café riquísimo, también os lo digo.

Conclusiones del desayuno en Doña Hipólita: servicio amable, el producto bueno y casero, el café rico, el local muy acogedor, vamos que cualquier mañana deberíais ir a probarlo porque además ya veis lo que nos costó a nosotras.

Espero que os haya gustado.

Un saludo,

Doris Tiburrias